La línea ganadora

DIARREA AGUDA

La diarrea aguda consiste en un aumento en el número de deposiciones y/o una disminución en su consistencia, de instauración rápida. Generalmente se considera la existencia de diarrea cuando hay presencia de 3 o más deposiciones acuosas, disminuidas de consistencia, en las 24 h previas 1 y se considera de naturaleza aguda cuando su duración es menor de 2 semanas 2 . Estas deposiciones se pueden acompañar de otros síntomas frecuentes como náuseas, vómitos, fiebre o dolor abdominal.

¿Cuál es su incidencia?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, hay alrededor de dos mil millones de casos de enfermedad diarreica a nivel mundial cada año 1 . La diarrea aguda es una de las enfermedades más comunes en niños, siendo una de las principales causes de mortalidad en países en desarrollo 2 . En Europa se estima que cada niño menor de 3 años presentará 1 o 2 episodios anuales 2 .

¿Cuál es su causa más frecuente?

En el 90% de las diarreas agudas, la causa más frecuente son las infecciones por bacterias, virus, parásitos u hongos que producen una gastroenteritis o inflamación de la mucosa gástrica e intestinal. El origen más frecuente de estas infecciones suelen ser viajes recientes a otros países con menores condiciones higiénico sanitarias (diarrea del viajero) o el consumo de alimentos en mal estado o contaminados (diarrea toxicoalimentaria) 3,4. . Por lo general, este tipo de infecciones desaparecen de forma natural al cabo de unos días 1,2.

La diarrea también puede ser causada por: infecciones no asociadas al tracto gastrointestinal; tratamientos con algunos medicamentos (especialmente antibióticos), y quimioterapia y/o radioterapia. También puede ser consecuencia de la presencia de intolerancias alimentarias o enfermedades crónicas relacionadas con el aparato digestivo (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable...).

¿Qué ocurre en tu cuerpo?

Normalmente la diarrea se produce cuando el volumen de agua y electrolitos que llega al colon excede su capacidad de absorción, eliminándose de forma aumentada por las heces. Este trastorno es consecuencia de la interacción específica entre el agente infeccioso y la mucosa intestinal. En numerosos casos, esta interacción conduce a un aumento de la permeabilidad intestinal que permite la entrada del agente infeccioso o de sus toxinas en la capa submucosa intestinal 5 .

Los agentes infecciosos pueden estimular la secreción de agua e iones al interaccionar directamente con la mucosa intestinal, al alterar la permeabilidad intestinal, o al inducir procesos inflamatorios en la capa submucosa 5 . Por otra parte, estos agentes también pueden dañar a las células de la mucosa intestinal, enterocitos, mermando su capacidad de absorber agua y electrolitos5 . Todo ello conduciría a la pérdida aumentada de agua y electrolitos en heces, y a la presencia de los demás síntomas habituales de la diarrea.

¿Cuál es su mayor complicación?

La gran pérdida de líquidos y electrólitos es la mayor complicación que puede presentar una diarrea, ya que puede derivar en una deshidratación. Esta deshidratación es más frecuente y peligrosa en niños debido sus reducido peso corporal 2 . En estos pacientes es necesario administrar siempre soluciones de rehidratación oral lo antes posible, y es aconsejable que un pediatra monitorice al niño y su estado de hidratación 2 .

Las diarreas que presentan síntomas poco frecuentes como fiebre elevada, sangre o moco visible en heces, sintomatología persistente más de 3 días, o dolor abdominal intenso requieren una evaluación médica inmediata, ya que podría indicar la presencia de enfermedades digestivas crónicas o la necesidad de tratamientos específicos para ciertos agentes infecciosos 6 .

Bibliografía: 1. Farthing M, Salam M, Lindberg G, Dite P, Khalif I, Salazar-Lindo E, Ramakrishna BS, Goh K, Thomson A, Khan AG, Krabshuis J and LeMair A. Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología. Diarrea aguda en adultos y niños: una perspectiva mundial, Febrero 2012. Gastroenterol. latinoam (2013) 24(3): 143-157
2. Riechmann ER, Torres JB, José M, Rodríguez L. Diarrea aguda. Protoc la Soc Española Gastroenterol Hepatol y Nutr Pediátrica y la Soc Española Pediatría. (2009) 20. doi:10.1002/14651858
3. FEAD [Internet]. España. [Consultado 5 Noviembre de 2020]. Disponible en: http://www.saludigestivo.es/enfermedades-digestivas-ysintomas/diarrea-del-viajero/
4. FEAD [Internet]. España. [Consultado 5 Noviembre de 2020]. Disponible en: https://www.saludigestivo.es/mes-saludigestivo/toxiinfecciones-alimentarias/toxiinfecciones-alimentarias/#que-son
5. Hodges K and Gill R. Infectious diarrhea, Cellular and molecular mechanisms. Gut Microbes (2010) 1(1):4-21
6. Masedo A, González A y Lorenzo V. Diarrea aguda y crónica. Manual de Diagnóstico y Terapéutica Médica (8ª edición). Hospital Universitario 12 de Octubre